El IVA y sus Implicaciones Sobre Servicios de Despacho de Mercadería

1Como es sabido, en un mundo dominado por la globalización las operaciones de importación y exportación requieren ser tratadas con cierta especialización, es entonces como la mayoría de las empresas recurren a operar por medio de forwarders o agentes de carga.

Estas sinergias son necesarias para lograr que las mercancías lleguen a destino, de acuerdo con los tiempos en que son demandadas por los consumidores, mencionando que los forwarders son quienes conocen las rutas aéreas, marítimas, terrestres, así como las conexiones, y las formas de cómo se deben preparar las mercancías en cuanto empaque, embalaje, estiva, cuando son mercancías peligrosas, perecederos, trafico, permisos, restricciones, etc.

Así las cosas, el agente de carga se encarga de contratar los servicios de terceros para poder prestar un servicio integral, que va desde el almacenaje, trasportación aérea, marítima, terrestre, ferroviaria, por lo tanto, prestan un servicio que puede ser incluso multimodal a nombre propio, con los activos contratados de terceros.

En este punto, se debe perfeccionar el acto, desde el punto de vista jurídico materializar la operación con sus diferentes implicaciones legales, especialmente cuando hablamos del Impuesto al Valor Agregado, pues se presentan en automático diferentes hipótesis como son:

  • ¿Quién presta el servicio?
  • ¿Quién tiene los activos para realizar el acto?
  • ¿En que momento se asumen y transfieren los riesgos?
  • ¿Cuál es la tasa del Impuesto al Valor Agregado?
  • ¿Qué documentos mínimos se requieren para perfeccionar la operación?

Bajo esta lógica legal, al tratarse de operaciones a la exportación el Art. 29 de la ley del IVA, en el párrafo V y VI, mencionan que deben grabar a la tasa del 0% cuando se tratan de operaciones a la exportación.

Por lo contrario, cuando son operaciones a la importación, quien realiza la operación es el forwarder en origen, por lo tanto, las operaciones no son afectas del impuesto, independientemente que sean prepagadas o al cobro. El fundamento legal lo encontramos en el Artículo primero de la citada ley, de acuerdo con el aspecto espacial de la operación, luego entonces, lo que grabaría a la tasa general del 16% sería aquellas que se realicen en territorio nacional, como el despacho de mercancías, las maniobras, los traslados del puerto o aeropuerto a destino o bodega, entre otros realizados en territorio nacional.

Sin embargo, cuando nos referimos a las exportaciones realizadas por los forwarders, el Servicio de Administración Tributaria ha manifestado que solo las compañías propietarias de los activos son los que pueden gravar las operaciones a la tasa del 0%, y es cuando parece tendencioso dicha opinión respecto de limitar a los contribuyentes que puedan prestar dicho servicio.

En la práctica, son los forwarders quienes tienen contacto para contratar el uso de espacios marítimos y aéreos, como es sabido, sin la participación de dichos agentes no seria posible realizar las exportaciones o importaciones, por lo que en de sustancia económica y legal, ellos asumen el riesgo y se convierten en el enajenante del servicio.

2En este sentido, se debe considerar cuando son operaciones de mediación, comisión, mandato o intermediación todas diferentes de cuando se actúa como principal y en consecuencia se asume el riesgo y se trasfiere, además de contar con los diferentes contratos de arrendamiento, compra y venta de espacios aéreos o marítimos, así como expedir guías aéreas o marítimas, carta porte, contar con las autorizaciones de las instituciones internacionales o nacionales (IATA, FIATA, OMI, etc.), además de contar con el personal que acredite experiencia y capacidad para ofrecer servicios multimodales y finalmente suficiente capacidad financiera, para hacer frente  a los compromisos que deben ser pagados en muchos casos al contado riguroso.

La recomendación para las compañías es  que tengan presente el ciclo financiero de la operación, por un lado, cuando se trate de importaciones con las dos variantes de no afecto de IVA y cuando la parte final de entrega, recolección, etc, se realice en territorio nacional y por otro lado las operaciones de exportación, gravadas a la tasa del 0%, contado con los elementos mencionados anteriormente.

De la misma forma, cuando se analiza el artículo 16 de la citada ley, referente a los transportistas terrestres se presentan los siguientes problemas:

  • ¿Se deben grabar las operaciones al 0%?
  • ¿Solo grabar el tramo en México al 16% y el tramo en USA al 0%?
  • ¿O contratar a transportistas en USA?

Ante lo expuesto anteriormente, sería conveniente que las compañías contratantes y los forwarders realicen un diagnóstico sobre las operaciones de importación y exportación con el objetivo de blindar cada uno de sus actos, ofreciendo certeza jurídica, pues como sabemos, hoy en día el fisco ha tomado el principio de simetría fiscal como elemento base para fiscalizar



Deja un comentario