REFORMAS AL CÓDIGO DE COMERCIO – Sobre el juicio oral mercantil

  • Con la firme intención de dar un paso importante en la celeridad y resolución de los juicios orales mercantiles, el pasado 25 de enero se publicó en la edición vespertina del Diario Oficial de la Federación (DOF), el Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones del Código de Comercio, en materia de Juicios Orales Mercantiles.

Con esta serie de modificaciones procesales se da mayor claridad y seguridad jurídica en el procedimiento existente, otorgando con ello una mayor amplitud para la aplicación de la oralidad en el país, y desincentivando así el incumplimiento de obligaciones en las transacciones mercantiles al tener acceso a un nuevo procedimiento denominado Juicio Ejecutivo Mercantil Oral.

  • Entre algunos cambios importantes al Código, destaca la reforma al artículo1378 en el cual ahora se detallan los requisitos que deben reunir las demandas y sus contestaciones, reparando así una laguna existente en las disposiciones aplicables al juicio ordinario mercantil.
  • Además, se establece en el artículo 1380 que si la demanda fuere obscura o irregular, o no cumpliera con alguno de los requisitos precisados en el artículo 1378, el juez señalará con toda precisión en qué consisten los defectos de la misma.
  • Asimismo, la reforma permitirá que se tramiten por la vía de juicio oral todas las contiendas mercantiles sin limitación de cuantía esto gradualmente y de conformidad con lo señalado en los artículos tercero a quinto del decreto de reformas.

Por lo que respecta a la inserción al Código de Comercio del Título Especial Bis denominado “Del Juicio Ejecutivo Mercantil Oral”, éste entrará en vigor hasta 2018 y será procedente cuando la demanda se funde en uno de los documentos que traigan aparejada ejecución, siempre y cuando el valor de la suerte principal sea igual o superior a $593,712.73 (Quinientos noventa y tres mil setecientos doce pesos 73/100 M.N.) y hasta $4’000,000.00 (Cuatro millones de pesos 00/100 M.N.), sin que sean de tomarse en consideración intereses y demás accesorios reclamados a la fecha de interposición de la demanda.

Cabe aclarar que contra las resoluciones pronunciadas en este juicio no se dará recurso ordinario alguno. No obstante, las partes o el mismo juez podrán solicitar, de manera verbal en las audiencias, que se subsanen las omisiones o irregularidades que se llegasen a presentar en la substanciación del juicio, asimismo, si las partes estimaren que la sentencia definitiva contiene omisiones, cláusulas o palabras contradictorias, ambiguas u oscuras, podrán solicitar de manera verbal dentro de la audiencia en que se dicte, la aclaración o adición a la resolución, sin que con ello se pueda variar la substancia de la resolución.

En cuanto al desahogo del juicio, el embargo y la ejecución, se seguirán las mismas formalidades que en el juicio oral mercantil, salvo en lo relativo a la reconvención que es incompatible con este juicio. Así, concluida la etapa de alegatos se citará para sentencia, la cual se pronunciará dentro del plazo de ocho días posteriores a la citación.

Finalmente, con esta reforma, encaminada a dar celeridad en la resolución de los juicios orales en materia mercantil, se da mayor competitividad al país y mejores condiciones de operación a las pequeñas y medianas empresas.



Deja un comentario