TRABAJO EN EQUIPO

Si nos basamos en la historia, la idea del trabajo en equipo existe desde el momento en que el ser humano comenzó a vivir en sociedades y para ello requirió la colaboración de todos los miembros de una comunidad. El trabajo de manera colaborativa en todos los tiempos históricos, ha permitido la evolución del hombre y el desarrollo social de distintas naciones, comunidades, grupos primarios, secundarios, de pertenencia, empresas, instituciones, etc. Diversos autores como Fayol mencionan que el factor esencial para una organización es la participación completa de todos sus miembros. Aplicando esta teoría en el mundo laboral o empresarial, el trabajo en equipo se refiere a una serie de estrategias, procedimientos y metodologías que utiliza un grupo humano para lograr metas propuestas u objetivos en común lo que puede conllevar al éxito y logro de los mismos si se realizan en tiempo y forma.

Diversas circunstancias históricas cómo la evolución del trabajo en el siglo XIX, la sindicalización, la división de las clases, movimientos sociales, políticos, entre otras, contribuyeron a hacer cada vez más problemático el control de lo que sería la parte social en las organizaciones. Por ello se  desarrolló una psicología social centralizada principalmente en lo que hace la motivación y el liderazgo, factores que influencian y ayudan  a las personas a desempeñar voluntariamente el logro de los objetivos grupales. Hoy en día es costumbre en todos los ámbitos buscar el beneficio personal, el reconocimiento y privilegiar el trabajo individual, es por ello que resulta más difícil adaptarnos y sobretodo someternos convencidamente al trabajo en equipo.

Neutralizar estas emociones negativas de individualismo dentro de una organización, es de capital importancia para una correcta gestión de liderazgo en las empresas contemporáneas del siglo XXI. Un líder eficaz debe convertir las situaciones de estrés y aquellas en las que hay que tomar decisiones difíciles en oportunidades y retos para mejorar y salir de la zona de confort en la que solemos movernos por comodidad.

Gran parte de la motivación de un equipo de trabajo se determina por la eficacia de los mensajes que emite el líder o director del grupo, pero por otro lado depende en gran parte de la actitud con la que cada persona encare su rol, responsabilidad o tarea asignada. El aspecto fundamental del trabajo en equipo es lograr la participación de todos sus miembros en las acciones y funciones  que se emprenden.

La palabra “trabajo” se deriva del latín tripalium, que significa tortura o atormento. Era una herramienta que se utilizaba para sujetar caballos y herrarlos. También se usaba como instrumento de tortura para castigar esclavos o reos.

Ventajas del Trabajo en Equipo

Trabajar en equipo mejora entre otras cosas el ambiente de convivencia sana y la toma de decisiones en conjunto mismas que tienen mayor aceptación en la organización y cualquier ámbito de la vida.

Motivación deriva del latín motivus que significa causa del movimiento. Es el énfasis que impulsa a un individuo a llevar a cabo ciertas acciones.

La organización dentro de un grupo de trabajo favorece el alcance de la sinergia, lo que significa que el resultado global alcanzado por el grupo es superior a la suma de resultados que obtendrían sus integrantes trabajando de manera individual. Es por ello que es una de las competencias más valoradas hoy en día a la hora de seleccionar candidatos para un puesto de trabajo.

Sinergia: término de origen griego que significa “trabajar en conjunto”.

Trabajar en equipo permite el desarrollo de la creatividad, la resolución de problemas, la ejecución de tareas, la asignación de roles, las relaciones interpersonales y el crecimiento personal. A continuación, se enlistarán más ventajas de esta competencia para la vida que aumenta la eficacia en los resultados de una comunidad, equipo, grupo, empresa, etc.

  • Implementación de nuevas ideas
  • Resultados de mayor calidad
  • Rapidez y fluidez en los procesos operativos
  • Entendimiento de las perspectivas de tus compañeros
  • Aumenta la posibilidad de mostrar fortalezas individuales
  • Fortalece la comunicación efectiva
  • Fortalece las relaciones interpersonales
  • Fortalece la organización
  • Mejora en el clima laboral
  • Ampliar tus conocimientos e ideas
  • Resolución y prevención de problemas

¿Sabías qué?

Los lobos son un ejemplo de trabajo cooperativo. De hecho, en contra de los tópicos que rodean a estos animales, destacan por su solidaridad. Tienen un profundo sentimiento de pertenencia a la manada.

 

Autor:

Lic. Adriana Cristina Cruz Rodríguez



Deja un comentario