EL NUEVO PARADIGMA DIGITAL EN EL ÁMBITO DE LA ABOGACÍA.

En los últimos años, los cambios en el sector legal han sido disruptivos y la profesión de abogado ha tenido que adaptarse para evolucionar en un nuevo perfil que necesita contar con una visión más amplia e integral, ya que debe incorporar competencias y habilidades transversales en gestión más allá del ámbito legal, como el desarrollo de habilidades de comunicación y liderazgo, pero sobre todo habilidades de negocio, básico para la evolución de una

carrera tanto dentro de una firma como si se tiene despacho propio, por muy pequeño que sea. En las universidades enseñan cómo llevar un caso o cómo hacer un contrato, pero ¿en qué momento le enseñan al abogado cómo debe cobrar, qué estrategias usar para vender sus servicios, o cómo gestionar el equipo de trabajo en su oficina?

A estos retos se une una inminente realidad que es el entorno digital en el que vivimos. Hoy para que el abogado sea competitivo, debe saber contextualizar el derecho al ecosistema digital. Cada año egresan cientos de abogados jóvenes que son nativos digitales, es decir, profesionistas que crecieron con internet y son parte fundamental de su entendimiento de los negocios y la realidad. Existe una gran competencia en el ámbito de la abogacía; competencia que hoy no tiene fronteras ya que con la gran conectividad y globalización, estamos compitiendo tanto con el abogado vecino como con uno de cualquier otro país. Por todo ello es importante que en la formación de los abogados no se desaprovechen estas herramientas digitales que ofrecen nuevas oportunidades para expandir horizontes y aumentar nuestro negocio y nuestra visibilidad ante diferentes públicos.

En México existen más de 66 millones de internautas que navegan en promedio 9 horas al día y el 82% de estas personas usa motores de búsquedas como Google para localizar información sobre productos y servicios. Sin embargo el abogado mexicano, en la mayoría de las ocasiones, tiene la falsa percepción de que contar con presencia digital no le aporta valor a su actividad profesional o a conseguir clientes para su despacho. Algunas de las razones más comunes por las que deciden no ingresar al entorno digital es que el abogado se contrata por recomendación y así ha sido la prática por décadas, además de que el trato del cliente es cuestión de confianza.

Es cierto que en muchos casos probablemente se preferirá consultar a un abogado cuando es recomendado, sin embargo el consumidor actual basa sus decisiones de adquisición de productos o servicios consultando la reputación del ofertante en internet, realiza búsquedas, compara trayectorias y lee experiencias de otras personas. Luego entonces, es importante contar con una presencia sólida y profesional en la web y en medios sociales ya que se convierten en una herramienta más para reforzar la confianza en el posible cliente.

Construcción de Branding Personal

El valor de la digitalización del abogado, por tanto, no sólo reside en un contexto de cómo atraer más clientes al despacho, sino en cómo percibe la gente al abogado, es decir, que su presencia y reputación en redes le ayude a transmitir una imagen de vanguardia y actualidad. A esto se le denomina branding personal, que toma el nombre del abogado como si fuera una marca sobre la cual hay que construir una imagen y un posicionamiento.

Antes de poder usar los medios para destacar su marca, el abogado debe generar una estrategia de posicionamiento, es decir, elegir el mensaje y la comunicación ideal que lo hará diferente de los demás abogados. En otras palabras, debe de generar su propuesta de valor.

Hace algunos años era impensable que las personas encontraran abogados a través de internet simplemente basándose en palabras clave de búsqueda. Ahora no sólo los buscan, además los valoran y recomiendan. Por eso, contar con un sitio web no es una opción, sino una prioridad. Como se sabe, si no estás en internet no existes, además de que la página web es parte fundamental de la estrategia de branding personal o del despacho.

Las redes sociales también son…

Leer Completo…



Deja un comentario